Despiece, 2017

 

Recuerdo los estudios de mi abuelo y mi padre, con sus escenarios, luces y props seleccionados en función de la fotogenia, la personalidad y el temperamento del personaje a retratar. Ese era el mundo glamoroso de los estudios fotográficos que vivieron las tres generaciones de mis antepasados. Pero mi interés ahora es deconstruir la imagen, deshacer la ilusión y darle un nuevo sentido al retrato.